Una piel hidratada es aquella que se ve llena de vida. Hidratar tu piel tiene varios beneficios: tu piel se vuelve mas resistente a agentes externos como químicos o el clima; previene la sequedad; un rostro con mejor aspecto, tu piel al no estar hidratada se vuelve mas propensa a las imperfecciones como granitos, puntos negros, hinchazón ademas de darle su brillo natural; retrasa la aparición de arrugas.